Dosificación quiere decir, utilizar la cantidad apropiada de cada uno de los ingredientes que echaremos a la mezcladora para elaborar el cemento. Dichas cantidades deben proporcionarle al concreto las características que indican los planos estructurales.

Los criterios mínimos a tenerse en cuenta en la dosificación de los ingredientes del concreto son:

  • Consistencia requerida del concreto.
  • Resistencia a la compresión especificada en el plano.

La consistencia es la fluidez de la mezcla recién preparada, es decir, la capacidad que tiene para desplazarse dentro de los encofrados y así llegar hasta el último rincón de estos cuando se haga el vaciado. Esto implica que la cantidad de agua que debe echarse en el batido debe ser tal que se obtenga un concreto con una fluidez apropiada, de lo contrario, se formarán las conocidas “cangrejeras” que son dañinas e indeseables.

En cuanto a la resistencia a la compresión (f’c), su valor está indicado en los planos estructurales y es sumamente importante que el concreto que se prepare alcance dicho valor.

El factor que determina esta resistencia es la relación agua/cemento, es decir, la cantidad de agua aportada a la mezcla comparada con la cantidad de cemento incorporada en ella. Mientras menor sea la cantidad de agua, mayor será la resistencia del concreto. Esta consideración es fundamental y debe tenerse siempre presente.

Como podrás darte cuenta, se debe utilizar una cantidad equilibrada de agua (ni mucha ni poca) de tal manera que cuando se endurezca el concreto fresco alcance la resistencia (f’c) indicada en los planos.


Por Heb MERMA